La canciller alemana, Angela Merkel, insistió hoy en que su Gobierno no tiene previsto aprobar nuevos programas para hacer frente a la crisis y rechazó con ello las peticiones formuladas desde Washington. "Nosotros hemos hecho ya nuestra aportación", dijo Merkel durante una rueda de prensa conjunta con las cúpulas de la patronal y la industria celebrada en Múnich, en la que recordó que las medidas lanzadas para este y el año próximo suman en total el 4,7% del Producto Interior Bruto. En términos similares se había expresado Merkel ayer tras una reunión en Berlín con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien compartió su rechazo a las peticiones de Washington y Londres. Tanto Merkel como Sarkozy manifestaron su confianza en que esta será también la línea que se impondrá en la próxima cumbre del G-20 en Londres, el próximo 2 de abril. La canciller subrayó hoy que la prioridad de los paquetes de ayuda económica debe ser que actúen con rapidez. "No puede tratarse de dar impulsos económicos que surtan efecto en 2014 o 2015", dijo.