La facturación de Mercedes-Benz España alcanzó el año pasado los 4.100 millones de euros, un 20 por ciento menos que en el ejercicio precedente, cuando se llegó a los 5.134 millones de euros informó hoy la filial española del fabricante automovilístico del Grupo Daimler. Esta evolución negativa, que rompe una racha de quince años de crecimiento en esta magnitud, con un promedio alcista del 16,8%, se ha debido, según la memoria económica de esta filial, al "entorno económico". Según Mercedes-Benz España, las ventas de turismos y de vehículos industriales en España han registrado "grandes caídas", aunque la coyuntura se ha suavizado con un récord de producción en la planta de Vitoria, donde se montan el furgón Vito y el monovolumen familiar Viano.