La empresa confitera estadounidense Mars ha llegado a un acuerdo para adquirir al fabricante de chicles y golosinas Wrigley por unos 23.000 millones de dólares (14.730 millones de euros) en metálico, en una operación en la que Berkshire Hathaway, dirigida por Warren Buffet, adquirirá una participación minoritaria al cierre de la transacción. En concreto, el fabricante de las chocolatinas M&Ms pagará 80 dólares (51,24 euros) en efectivo por cada título de Wrigley, lo que representa una prima del 28% respecto al precio de cierre de sus acciones el pasado viernes, y del 34% sobre la media del precio de los títulos del fabricante de chicles en los tres últimos meses.
La operación, que cuenta con el respaldo unánime del consejo de administración de Wrigley, podría completarse en el transcurso de los próximos 6 ó 12 meses. Asimismo, la transacción contempla que Wrigley operará como una filial independiente de Mars que, además, integrará las marcas de Mars que no estén relacionadas con el chocolate. Por otro lado, ambas compañías explicaron que la financiación de la transacción cuenta con una línea de crédito de 5.700 millones de dólares comprometida con Goldman Sachs, así como otros 4.400 millones de dólares en deuda subordinada de la compañía financiada por Berkshire Hattaway. "Al cierre de la operación, Berkshire Hathaway se ha comprometido a comprar una participación minoritaria de 2.100 millones de dólares en Wrigley a un precio inferior del ofrecido a los accionistas del fabricante de chicles", explicaron ambas compañías. Por otro lado, Wrigley anunció hoy que su beneficio neto en el primer trimestre fue de 168,6 millones de dólares (108 millones de euros), lo que supone un 18% más que en el mismo periodo de 2007, mientras que sus ventas alcanzaron un récord de 1.451 millones de dólares (929,3 millones de euros), un 16% más.