La cadena de grandes almacenes Marks & Spencer (M&S) obtuvo un beneficio neto atribuido de 508 millones de libras (577 millones de euros) en su ejercicio fiscal 2008-2009, que se cerró el pasado 28 de marzo, un 38% menos que el año anterior. Los ingresos de la compañía ascendieron a 9.062 millones de libras (10.297 millones de euros), el 0,44% más.
El beneficio operativo se redujo un 28%, hasta 870 millones de libras (988 millones de euros), según las cuentas remitidas hoy por M&S a la Bolsa de Londres.El presidente de la cadena, Stuart Rose, indicó que la compañía "se ha enfrentado a la crisis con determinación" durante los últimos 12 meses, "respondiendo con rapidez a las necesidades de los clientes, adecuando costes y protegiendo al mismo tiempo la cuenta de resultados". Asimismo, Rose explicó que en las primeras semanas del presente ejercicio fiscal el volumen de negocio de M&S "se ha mantenido en línea con el registrado en los meses anteriores".

Con unas condiciones de mercado que previsiblemente se mantendrán durante los próximos meses, la cadena ha decidido recortar el dividendo que ofrecerá a sus accionistas en un 33%.

La mayor parte de los ingresos del distribuidor, 8.164 millones de libras (9.279 millones de euros), se registraron en el Reino Unido, un 1,7% menos que hace un año. A nivel internacional, M&S se anotó unos ingresos de 897,8 millones de libras (1.024 millones de euros), el 25,9% más. Por áreas de negocio, la venta de ropa protagonizó la caída más pronunciada, del 4,1%, la de alimentos cayó el 0,1% mientras que la de artículos del hogar subió el 1,1%.