Marks & Spencer Group recortó el martes su dividendo un 33% a 9,5 peniques para preservar su balance tras anunciar una caída del beneficio anual y las ventas a superficie comparable. La compañía mantuvo además la cautela en sus previsiones. El dividendo total del ejercicio fiscal ascenderá a 15 peniques, frente a los 22,5 peniques que pagó con cargo al ejercicio anterior. En el ejercicio finalizado el 28 de marzo, el beneficio ajustado antes de impuestos y extraordinarios cayó un 40% a 604,4 millones de libras, aunque estuvo en línea con los 603 millones de libras que esperaba, de media, el mercado. Los ingresos aumentaron ligeramente hasta 9.060 millones de libras en el año fiscal 2009, frente a 9.020 millones un año antes, gracias al aumento del 26% de las ventas internacionales.