El grupo minorista británico registró un beneficio neto de 821,7 millones de libras durante su último ejercicio fiscal, lo que supone un incremento del 25% -el mayor en diez años-. Las cuentas publicadas por M&S se sitúan por encima de las previsiones del mercado.