El uso del teléfono móvil en otros países de la Unión Europea (UE) será más barato a partir de mañana, cuando entre en vigor la legislación comunitaria que recorta el precio de las llamadas, el envío de mensajes de texto (SMS) y la descarga de datos desde el extranjero ("roaming"). El Consejo de Ministros de la UE aprobó definitivamente este mes reducir a partir del 1 de julio las tarifas de las llamadas desde otros países, que no deberán costar más de 0,43 euros las realizadas y 0,19 euros las recibidas, IVA excluido.