El director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, consideró hoy que el principal desafío que tiene la banca española es el de "preservar la solidez" para contar con una "buena posición" cuando finalice la crisis financiera. En su intervención en el Encuentro Financiero 2009, organizado por el Foro de la Nueva Economía, Malo de Molina también vaticinó que en los próximos meses habrá un crecimiento "nulo" o incluso una caída del crédito. El director del servicio de estudios recordó que el sistema financiero español no tiene un "margen de influencia significativo" sobre dicha crisis, y por eso su principal objetivo es el de mantener la solidez.