Los pedidos de fábrica en EE UU crecieron un 1,3% en julio, cuando el mercado esperaba un alza del 2,2%.