El IBEX-35 abriría con una caída de 0,3% a 10.958 puntos, después de que los mercados asiáticos retrocedieran anoche y por el descenso del oro y los futuros del crudo.
Repsol está en el punto de mira después de una información en la prensa argentina según la cual el presidente de Bridas estaría interesado en comprar una participación en YPF. El mercado sigue muy pendiente de ver una solución al problema de deuda de Grecia, y estará atento a los comentarios del presidente del BCE, Trichet.