El financiero Bernard L. Madoff, acusado de haber cometido el mayor fraude de la historia de Wall Street mediante un timo piramidal por el que estafó más de 50.000 millones de dólares, podría ser condenado hoy a una pena de hasta 150 años de carcel, a pesar de la petición de clemencia dirigida por su abogado al juez encargado del caso en la que solicita una condena de unos 12 años de duración.
Considerado durante décadas un gurú de las finanzas, Madoff fue detenido el pasado 11 de diciembre por agentes del FBI en las oficinas de su firma de inversión tras haber confesado a sus hijos que durante 30 años había operado un esquema de Ponzi, una estafa piramidal, que le permitió estafar más de 50.000 millones de dólares a sus clientes, entre los que se incluían particulares adinerados, organizaciones caritativas y bancos de reputación mundial.

Tras permanecer en un polémico arresto domiciliario en su lujoso apartamento de Manhattan, el pasado 12 de marzo Madoff fue finalmente encarcelado tras declararse culpable de los once cargos presentados en su contra -incluyendo fraude, perjurio, lavado de dinero y robo- donde ha permanecido a la espera del veredicto que será dado a conocer mañana por el juez federal Denny Chin.

Al admitir su culpabilidad, el ex presidente de Nasdaq evitó un juicio ante un gran jurado, por lo que el público que asista mañana a la corte federal del distrito Sur de Nueva York se limitará a escuchar las declaraciones de un número reducido de víctimas y sobre todo la lectura de la sentencia, que podría alcanzar hasta 150 años de encarcelamiento.

SU ABOGADO PIDE UNA CONDENA DE 12 AÑOS

Por su parte, el pasado 23 de junio, el abogado de Madoff, Ira Lee Sorkin, dirigió una petición de clemencia al juez federal que instruye el caso, solicitando que la condena sea "inferior al encarcelamiento de por vida" y en su lugar ronde los doce años.

En su carta, Sorkin solicitaba al juez que la sentencia no se vea condicionada por el ánimo vengativo que se desprende de las cartas enviadas al juzgado por las víctimas del financiero.

De este modo, el abogado señaló que existen numerosas consideraciones que respaldan una sentencia por un determinado número de años inferior al encarcelamiento de por vida o a un periodo tan extenso que sería de facto asimilable a una cadena perpetua.

"Teniendo en cuenta que se entregó de manera voluntaria, la plena aceptación de su responsabilidad, su significativa cooperación y a la vista del carácter no violento de sus acciones" el abogado de Madoff solicitó que el financiero debería ser condenado a unos 12 años de carcel, puesto que a su edad (71 años) la esperanza de vida se cifra en 13 años, aunque admite que una condena de entre 15 y 20 años también sería apropiada "sin un castigo desproporcionado".

No obstante, la petición de Sorkin choca frontalmente con las demandas por parte de las víctimas del fraude piramidal dirigido por Madoff, ya que las cartas enviadas por éstos al juez piden el encarcelamiento de por vida del ex presidente de Nasdaq, a quien se tacha en las misivas de "diablo", "malvado", "asesino" e incluso "violador".

Un total de 113 víctimas remitieron cartas y correos electrónicos al juez encargado del caso para reclamar la máxima pena posible para el acusado e incluso en algunos casos algún castigo no contemplado en las leyes de EEUU