El gestor de finanzas Bernard Madoff podría declararse culpable mañana de once delitos graves relacionados con el caso de "fraude masivo" del que fue acusado tras descubrirse que sustentó durante décadas un sistema piramidal de financiación o "Ponzi", lo que más que probablemente le costará una pena de cárcel de por vida. A través de una serie de documentos que salieron a la luz ayer, los fiscales descubrieron cómo Madoff presuntamente estafó a miles de inversores, utilizó su dinero para apuntalar ilegalmente su negocio de compraventa de activos y ordenó a sus empleados que creasen documentos comerciales falsos, según informó el diario 'The Wall Street Journal'.
A pesar de ello, es improbable que la condena anime a los inversores, algunos de los cuales tienen previsto manifestarse ante un tribunal federal mañana en Nueva York para quejarse del 'caso Madoff'. Según los fiscales del caso, la mayor parte del dinero que invirtieron ha desaparecido.

Sólo diez días antes de ser arrestado el pasado mes de diciembre, Madoff envió una serie de comunicados a sus clientes en los que reclamó un total de 64.800 millones de dólares (más de 50.770 millones de euros) en cuentas bancarias, muy por encima de los 50.000 millones de dólares (39.175 millones de euros) que Madoff aseguró haber perdido en un principio.

Sin embargo, los fiscales creen que su compañía sólo disponía de una "pequeña fracción" de esa cantidad. En este momento, el comité asignado para la supervisión de la liquidación de Bernard L. Madoff Investment Securities LLC, ha recuperado en torno a 1.000 millones de dólares (unos 783,5 millones de euros) en activos.

El fraude de Madoff, que salió a la luz después de que el magnate de 70 años de edad lo confesase a sus dos hijos, hundió a algunos de los inversores de la firma, obligando incluso a algunas organizaciones caritativas a cerrar. De este modo, Madoff se ha convertido en un símbolo de la crisis financiera global, en la que millones de estadounidenses han perdido sus hogares por ejecución hipotecaria, el sistema bancario se tambalea y las bolsas se desploman como no lo habían hecho antes desde la Gran Depresión.

Los nuevos detalles facilitados en los documentos de los fiscales amplían lo ya conocido sobre el funcionamiento del fraude. A comienzos de la década de los 80, Madoff prometió a varios inversores una serie de beneficios por invertir en su compañía, llegando a garantizar hasta el 46% del dinero invertido en un año. Además, los fiscales han desvelado que contrataba a gente con poco conocimiento de la industria de la seguridad y les ordenaba "generar documentos falsos y fraudulentos", incluidas confirmaciones comerciales y cuentas mensuales falsas.