Macquarie Infrastructure Group (MIG) ha multiplicado por seis su beneficio neto en el año fiscal, hasta 2.242 millones de dólares australianos gracias a la revalorización de activos. Durante el año, la compañía ha segregado sus carreteras de peaje en Australia y el 50% de cuatro de sus activos en Estados Unidos.