Macquaire ha recortado el precio objetivo de Santander desde 11,2 a 9,5 euros, mientras que el de BBVA lo ha dejado en 8,9 desde los 11,6 euros anteriores.