El presidente de Lufthansa, Wolfgang Mayrhuber, exigió hoy a las autoridades europeas la puesta en marcha del cielo único europeo, lo que permitiría a las aerolíneas no sólo un importante ahorro de combustible, sino también un descenso de 4,7 millones de toneladas de emisiones de CO2, teniendo en cuenta los 468 millones de kilómetros volados de más en 2007. En el acto de inauguración del segundo 'Quality Day' de Lufthansa, este año dedicado a la calidad de los productos y a la sostenibilidad, Mayrhuber recalcó que el cielo único europeo es un "proyecto muy importante" para el sector de la aviación, que tiene que hacer frente a un gasto de combustible adicional por la falta de rutas directas en Europa. "El sector aéreo tiene la firme intención de reducir las emisiones de CO2, pero esto pasa por la implementación del cielo único europeo, que sigue siendo uno de los mayores proyectos medioambientales en Europa", destacó el presidente de la aerolínea alemana. A este respecto, Mayrhuber recalcó que a Lufthansa le preocupan "mucho más los diez años de retraso del cielo único europeo que los retrasos del Airbus A380". "Europa necesita tener el cielo único y las autoridades deben centrarse en su puesta en marcha", insistió el presidente de la aerolínea.