La aerolínea alemana Lufthansa esperará a conocer la oferta de compra que el consorcio encabezado por su competidora británica British Airways (BA) y el grupo de inversión Texas Pacific Group (TPG) presentará por la española Iberia antes de decidir su postura. El presidente de Lufthansa, Wolfgang Mayrhuber, asegura que la aerolínea estudiará de nuevo su interés por Iberia una vez que el consorcio presente por escrito su propuesta de compra por la española, previsiblemente a finales de noviembre.
Mayrhuber ha señalado que las condiciones de esta opa se conocen "desde hace tres o cuatro meses", aunque consideró importante ver la reacción de Iberia a las cuestiones sobre la financiación y la estrategia futura de la aerolínea que presentará el comprador. No señala lo que está dispuesta a pagar El ejecutivo afirma que los derechos preferentes de compra que British Airways tiene como propietaria del 10% de Iberia "no hacen fácil" la entrada a otros inversores en esta empresa y rehusa cifrar el precio que la aerolínea germana estaría dispuesta a pagar por su competidora española. Lufthansa ha mostrado en varias ocasiones su interés por Iberia, aunque ha insistido en que el precio de 3,60 euros por título que ofrecerán British Airways y TPG es "demasiado alto". En marzo, TPG solicitó información para lanzar una opa por Iberia y posteriormente se alió con British Airways para hacer una oferta de compra conjunta, que aún no han presentado formalmente. Desde entonces, otras líneas aéreas europeas, como Lufthansa o Air France-KLM, han mostrado interés en la española, por la que también podrían pujar algunos grupos de empresarios españoles. Conflicto con Rusia Con respecto al conflicto con Rusia por la prohibición de que los aviones de su filial de mercancías, Lufthansa Cargo, sobrevuelen ese país, Mayrhuber ha dicho que confía en que los ministerios implicados clarifiquen la situación hasta mediados de noviembre. Durante casi una semana, Lufthansa Cargo no pudo entrar en el espacio aéreo ruso porque las autoridades del país no renovaron sus derechos para sobrevolar el territorio, con lo que tuvo que poner en marcha rutas alternativas para sus conexiones a Asia, según la compañía. El pasado viernes, los organismos rusos prorrogaron hasta mediados de este mes las autorizaciones de Lufthansa Cargo, después de que Alemania se mostrase dispuesta a estudiar el traslado de la central de cargo de Lufthansa en Asia Central del aeropuerto kazajo de Astaná al siberiano de Krasnoyarsk. Mayrhuber considera que los derechos de vuelo y la sede del aeropuerto de carga en Asia son cuestiones independientes y agregó que se debe evitar una instrumentalización de los permisos para sobrevolar el territorio ruso.