Lufthansa Cargo y Jettainer han concluido con éxito sus pruebas para emplear contenedores más ligeros, que sustituyen el aluminio tradicional por un innovador compuesto que reduce su peso en un 20%, lo que minimizará el consumo de combustible y las emisiones de sus vuelos. Según anunció hoy la compañía en un comunicado, el programa ha supuesto más de 120.000 pruebas a lo largo de seis meses, en los que se emplearon mil contenedores realizados con el nuevo material en toda la red de vuelos de Lufthansa y Lufthansa Cargo.