La aerolínea alemana Deutsche Lufthansa emitió el viernes una advertencia sobre resultados al decir que su objetivo es "evitar una pérdida operativa" en 2009, después de proyectar un resultado operativo "claramente positivo" en el año fiscal.  Lufthansa citó la continua debilidad de la demanda de pasajeros y transporte de carga, así como el aumento de los costes del carburante desde finales del primer trimestre de 2009.  La compañía destacó el ascenso del precio del combustible en las últimas semanas y dijo que este fenómeno no se basa en "ninguna mejora de la demanda de la economía real".  "Desde la perspectiva actual, una continuación de esta situación pondría en peligro nuestro beneficio operativo proyectado", indicó.