¡Ha marcado nuevos mínimos! Es la expresión más repetida en las últimas jornadas. Bancos, constructoras, energéticas…ninguna compañía se libra de seguir marcando los precios más bajos de su historia. Aunque el sector financiero es el que se lleva la palma. En un año en el que la desconfianza se ha llevado por delante cualquier soporte de los bancos, ya sean grandes o medianos, tan sólo Bankinter puede presumir de no haber roto sus mínimos. Valores desplomados ¿y baratos? Aunque la mayoría de los expertos apuesta por no dejarse llevar por los bajos precios pues la debilidad del mercado es manifiesta, admiten que algunas de las recientes caídas han dejado verdaderas oportunidades.
Ibex 35. Selecto índice de la bolsa española que contiene los 35 valores con mayor capitalización bursátil. Aunque cuando éste cae un 24,56% en lo que va de año… es porque los cimientos que lo sostienen no están en su mejor momento. Los dos grandes bancos y Telefónica se convierten en pilares de un mercado que ve cómo la operadora es la única de los tres que logra mantenerse por encima de sus mínimos históricos. Juan Carlos Costa, director de Kostarof.com admite que “no hay dinero y no hay compras”. El experto matiza que en el caso de BBVA y Santander “son ambas compañías las únicas compradoras que hay en el mercado, ya que todo el índice vende”. Ante esta situación “ellos lo que hacen es seguir comprando a la baja y esperar a que el mercado pare de caer”. Un halo de esperanza lo demuestra al indicar que “todo tiene un final y al igual que caen en vertical…la recuperación vendrá de la misma manera”. Eso sí, salir de compras se puede salir pero con stop muy ceñidos. Costa apuesta por comprar Santander “en torno a 4.10 euros con stop en 3,85 euros” y para BBVA “nivel de compra en 4,70 con stop en 4,50 euros”.

Los expertos no se atreven a afirmar si las entidades han marcado un suelo o no. Sin embargo, admiten que el mercado “está muy condicionado”. Eduardo Bolinches, director de Bolsacash admite que tenemos un índice en que sólo los dos grandes bancos “pesan el 50%”. BBVA ha devuelto el 102% de toda la ganancia, Santander no lo ha hecho todavía pero “sin duda lo hará y lo veremos en 3,5 euros” y la tarea pendiente es Telefónica, o Ibexfónica como prefiere llamarla Bolinches. Este experto admite que la operadora tiene una "gran muralla china que superar en los 12 euros y cuando los rompa a la  baja podría irse a mínimos de 2002, en 7,15 euros". Será entonces cuando el Ibex 35 ronde los "5.300 puntos" que Bolinches enmarca como suelo del mercado.

'Ibexfónica'


Sobre la operadora todavía cuelga el cartel de ‘valor que no ha marcado mínimos históricos’. Es apuesta unánime entre los expertos. Ana Rafels, analista de Bolsacash admite que la operadora “me sorprende con su fortaleza”, que no sabe a que se debe. Considera que la compañía “está en zona de consolidación y si aguanta los 13,50 euros podría salirse con la suya”. Y por el momento parece que tiene ganas de hacerlo. Según Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI la compañía “sería el valor para inversores que menos riesgo quieren asumir”. Sin embargo, Roberto Moro, director de Hermanos Moro AF considera que “a corto plazo podría moverse entre 14,10 euros y los 14,90 que da poco margen estratégico” pero “sí hay que estar pendientes para entrar si se produce una recuperación” “Tengo claro que no entraría a la baja porque sería porque el Ibex estaría perdiendo absolutamente todo”.

No ha roto mínimos pero está a punto…y en un sector conflictivo. Bankinter se encuentra en un eterno ‘hilillo’. Juan Carlos Costa recuerda que “fue de los valores que anticipó posibles vueltas y que está en disposición de que ya se han visto suelos”. Javier Galán, gestor de fondos de Renta 4 señala que “los analistas se están dando cuenta de que dentro de este sector, es el que menos exposición al sector inmobiliario tiene”. Aunque añade que “por ese motivo lo está haciendo mejor” también aclara que “hay otro tema y es el de si Credit Agricole decide al final a comprarse todo el banco”. Sea cual sea el motivo, lo claro es que Costa prevé “que haga un triángulo que tendría la parte alta en 7 euros y la parte baja en 6 euros y que podría ser la avanzadilla del resto de valores”.

Y de un sector en el punto de mira….a otro que casi se ha llegado a no mirar. El constructor. La fuerte caída que vivió hace dos años – tras el estallido de la burbuja inmobiliaria- dejó una debilidad manifiesta en todos los gráficos de las compañías que lo componen. Carlos Esteban, gestor de Banco Finantia Sofinloc recuerda que las constructoras, pese a que algunas parten de una situación muy negativa, van propiciando ciertas oportunidades de inversión. FCC, Ferrovial o Sacyr Vallehermoso han marcado estos últimos días los niveles más bajos de su historia. Sin embargo, aunque “Ferrovial es una apuesta arriesgada, a los precios actuales puede ser una buena oportunidad”, señala Javier Barrio. Credit Suisse considera que “la compañía demostró tener un sólido cash flow ante el complicado trimestre pasado y hará todo lo posible para mantener el mismo ritmo de aquí en adelante”. Se reitera en considerar la compañía como ‘superior al mercado’ aunque reduce su precio objetivo hasta los 31 euros. Un 90% por encima de los 16,30 euros en los que cotiza actualmente.

En busca de cobijo


Y es que lo que se busca en estos momentos es un ‘sector refugio’ que permita capear el temporal. En los últimos años este papel se lo ha adjudicado el sector energético aunque parece que poco a poco va perdiendo ‘cualidades’. Del sector, Antonio Aspas, director de Aspas Inversiones destaca Iberdrola “pues ha hecho una gestión muy buena ya que en todo momento ha sabido situarse en la parte acertada del mercado”. A estos precios “los múltiplos son más que aceptables por debajo de 9 euros y, además quitando a sus renovables, estaría regalada”.

Con este panorama no es de extrañar que el holding de la bolsa española, Bolsas y Mercados Españoles (BME) esté a precio de saldo. Javier Barrio admite que es una compañía que “está sufriendo mucho pese a tener un perfil de riesgo muy limitado” Hace hincapié en “la presencia de cajas y de brokers en su accionariado en una situación como la actual, donde los inversores pueden tener miedo de que éstos deshagan posiciones, por lo que se produce una espiral vendedora”. Pero, independientemente de ello, Barrio cree que puede ser “una buena opción de compra a estos niveles ya que es una empresa con costes fijos más que cubiertos con los cánones que tienen los integrantes de la plataforma y con un elevado dividendo”, concluye.