Nada de desperdiciar horas haciendo las maletas. José Blanco tenía muy claro lo que debía facturar antes de poner rumbo a Londres: 700.000 viviendas en stock. Aunque lo cierto es que mientras el levante español vive aún con la resaca de un ladrillo pletórico, las constructoras ni recuerdan a qué huele el Mediterráneo. Ahora es tiempo de países más exóticos donde las ansias de desarrollo mueven el negocio del ladrillo nacional.

Es sabido que el Ibex deja correr el aire entre la marcha de la economía nacional y sus finanzas. No quiere relaciones más íntimas a diferencia del Dax y Alemania, que viven en un romance permanente. Exactamente lo mismo ocurre en materia de construcción. Si media España vive preocupada por la crisis inmobiliaria, la otra media tiene un ojo puesto en la buena marcha que las constructoras tienen en el mercado. No todas, es cierto, pero algunas como Ferrovial y OHL pueden contar de primera mano lo que es una revalorización de más del 21% desde que comenzara el año y lo que les queda. Se habla de un 12% de recorrido adicional al alza.



Número de viviendas en stock en España
Fuente: Ministerio de Fomento


En el lado del Gobierno, el discurso está, más que aprendido, trillado: buen clima, cercanía, caída de precios de media un 24% -en la costa un 40%-, y mejoras en la legislación. De hecho, desde la Conferencia Nacional de la Construcción aseguran a Estrategias de Inversión que “no sólo les parece bien, sino que les alegra que el ministro se haya dado cuenta” de la necesidad de que alguien defienda sus intereses. La lástima es que después de todo el esfuerzo, agencias como Standard & Poors nieguen que vaya a haber una reducción en el precio de la vivienda en 2011. Javier Flores, analista de Dracon Partners EAFI, dice que es evidente que “se trata de vender activos para reducir la alta exposición inmobiliaria de la banca española, ya que merma su solvencia y dificulta la refinanciación de los vencimientos de deuda; que no está tan claro es que los inversores estén dispuestos a hacerse con el stock inmobiliario español sin pedir fuertes descuentos.”


De España a los emergentes
“Lo peor en el sector inmobiliario ya está descontado”, asegura Javier Flores, “y no habrá otro Martinsa Fadesa. Ahora bien, “seguimos manteniendo nuestra preferencia por aquellas cotizadas con menor exposición al sector residencial, que además se benefician de carteras de obra a nivel internacional en aumento, lo que está acelerando la compensación de la caída del mercado doméstico, afectado por los recortes de inversión pública.”

Y es que a pesar de los esfuerzos centrados en la diversificación y externalización de actividades, las principales cotizadas mantienen una importante deuda neta dentro de sus balances.


Fuente: Elaboración propia

A la inversión en los países emergentes, cuyas necesidades de desarrollo se cuentan por dos múltiplos, se han sumado países como Colombia. Su presidente, Juan Manuel Santos, optó por la directa y en su primera visita oficial a España, aseguró que su país quiere duplicar el número de viviendas y, para ello, pidió ayuda a las empresas españolas, muy dichas en esto de edificar futuro a base de ladrillo.

Meditos ya en situación, con el ministro de Fomento de tour por Europa y nuestras constructoras centradas en el mundo asiático y Oriente, algunas constructoras son una buena opción para mantener o incluir en cartera.
 

↑ Primera opción: salir de compras
Ferrovial y OHL están en todas las quinielas, mientras que ACS puede aplicarse aquello de que “a nadie le amarga un dulce”.
En todos sus casos, se puede hablar de una tendencia alcista clara o de un movimiento lateral que se dirige hacia ella, por tanto, con buenas perspectivas en el corto/medio plazo, en parte por su presencia en el extranjero a través de grandes proyectos.

OHL
Es la favorita de todos, puestos a elegir entre constructoras, aunque la gran pega sigue siendo su deuda que sabe llevar y refinanciar con gran maestría y que aumentó un 28% a cierre de 2010. Sus títulos se han revalorizado un 22,30% en el último año y se encuentran ahora mismo por encima de los 27,50 euros dentro del Ibex 35.

Miguel Cedillo, director de Análisis Técnico.com, asegura que OHL se mueve dentro de un “canal alcista y, dentro de éste, se encuentra sobre una directriz alcista de aceleración.” Si su resistencia a corto se encuentra en los 28,25 euros, mirando un poco más allá, los 32,75 euros constituyen una resistencia importante. Por abajo, cuidado con la zona de 25,50 euros, advierte Cedillo, puesto que si la pierde puede irse hasta 22,96 euros. Con todo esto, la recomendación es mantener. 

      Gráfico cotización OHL


Fuente: Análisis Técnico.com


Ferrovial
Siempre en boga de la mano de su filial aeroportuaria BAA y con un ojo ahora puesto sobre Heatrow que podría perder su liderazgo a la cabeza del tráfico aéreo mundial si no conceden una ampliación de pistas a la compañía.

La revalorización de sus acciones dentro del Ibex supera a la de OHL en más de 10 puntos, alcanzando un 31,74% el último año. Desde el punto de visto técnico, Alejandro Martín, subdirector para España de Hanseatic Brokerhouse, observa una tendencia al alza “mientras no pierda la directriz alcista principal que pasa por 8,85 euros”. Coloca Martín, además, “el primer posible objetivo en la zona de los 10 euros”. De todas formas, se trata de una resistencia complicada por lo que, en caso de no tener el valor en cartera, es mejor buscar otras opciones. 

      Gráfico cotización Ferrovial

Fuente: Hanseatic Brokerhouse

 
ACS
Florentino no vive entre tanto derbi y los desprecios de Iberdrola, menos ahora que junto con Ferrovial serán las encargadas de llevar el correo a casa. Un análisis apresurado de ACS nos lleva siempre fuera de nuestras fronteras con nuevos proyectos en India a través de sus filiales y minusvalías por valor de 300 millones debido al desplome bursátil de Hotchief. Florentino Pérez anda pensando, además, en aumentar su presencia en Abertis, actualmente en el 10,3% del capital. Con todo ello, la previsión para 2011 es de un aumento del 10% en su beneficio neto.

Lo mejor, según los expertos, es mantenerse alejado mientras no supere algunas barreras en el corto plazo. Alejandro Martín asegura que se mueve en un movimiento “lateral a medio plazo” y recomienda esperar para entrar hasta que supere los 39 euros. Si lo hace, “podría haber un movimiento al alza muy interesante”. El problema en ACS es lo que sucederá antes, tal y como declara Cedillo. “La media móvil de largo plazo es su principal obstáculo, que se encuentra en los 34,61 euros”, después “el siguiente punto a batir es un gran hueco bajista entre los 34,97 y 37,37 euros, que es una importante resistencia, con lo que se debe vender si pierde la directriz alcista”. 

      Gráfico cotización ACS

Fuente: Hanseatic Brokerhouse


↔ La lateralidad, bendita paciencia
Frente a los claro ganadores de este duelo, Acciona y FCC son ‘resultones’ si superan ciertas resistencias. La familiar empresa Entrecanales está a la pera de la próxima Junta General donde verán reducida su participación por debajo del 50% del capital de la compañía. Mientras, FCC se ha instalado en un movimiento lateral del que no se obtendrán ni grandes beneficios, ni tampoco dolores de cabeza, aunque lo cierto es que ha conseguido levantar cabeza desde julio del año pasado.

Acciona
La empresa familiar no levanta pasiones, del mismo modo que no es especialmente significativa la revalorización de la compañía a lo largo del último año
, con un repunte de sus acciones del 9,61% por encima de los 77 euros.

De todos modos, en materia de compras, algo se podría intentar en el entorno de los 74,75 euros. Teniendo en cuenta que los 80 euros “suponen el principal problema para mantener la escalada alcista” para Acciona, señala Cedillo, en caso de superarlos, “su siguiente objetivo son los 97 euros, mientras que por debajo, los soportes los tiene en un primer momento en los 73, para pasar a los 70,40 y 64 euros”.

FCC
Su cotización no es gran cosa, aunque al César lo que es del César. FCC tocaba suelo en julio del año pasado colocando sus títulos en los 17,85 euros y desde que comenzara 2011 no ha hecho más que subir, aunque el balance final de un año entero bursátil se quede dos puntos porcentuales en negativo.

FCC vive encerrada en un movimiento lateral con una directriz bajista y de la que no sabe cómo liberarse y es que hay que remontarse a septiembre de 2009. Cedillo sólo recomienda entrar en el valor en caso de hacerlo a largo plazo por encima de los 24,20 euros, “con objetivo en los 26, y si superase la directriz bajista.”


↓ Peligro: Metrovacesa, ni en los peores sueños
Ni su tendencia es al alza, ni su balance demasiado saneado. Metrovacesa cuenta con un defecto difícil de eludir: no tiene caja. Alejandro Martín asegura que, “dejando de lado el aspecto técnico, la escasa liquidez de Metrovacesa hace que en muchos momentos la spread del título supere el 2% lo que acaba suponiendo un coste en transacciones indirecto, aunque no por ello deja de ser un coste transaccional.”

El director de Análisis Técnico.com añade que Metrovacesa atraviesa “una fuerte tendencia bajista iniciada en 2008” y cuyo objetivo al alza son los 7,87 euros, aunque antes se encontrará con la resistencia de los 7 enteros. Además, “si pierde el soporte de los 5,80, se iría a los 5 euros por acción.” Martín apuesta por mantener las manos fuera del valor “a toda costa, especialmente en operaciones a corto plazo.”

      Gráfico cotización Metrovacesa


Fuente: Análisis Técnico.com


Las grandes constructoras del Ibex siguen siendo magnánimas en la misma medida en que lo es todo aquello que producen, si bien ya nada es lo que era y el término ‘constructoras’ ha pasado a ser un lugar común porque salvo Sacyr Vallehermoso, los tiempos han cambiado para todos y las oportunidades han vuelto a las Américas.

Los emergentes han pasado a ser el consuelo de las constructoras, acuciadas por un ladrillo desagradecido, y ponen a su disposición millas enteras de carreteras, ferrocarriles o aeropuertos a la espera de su personal inicio de ciclo, que como todo lo que empieza con ilusión, suele terminar el llanto.




Fuente: Elaboración propia