Los trabajadores de las cuatro cajas catalanas en proceso de fusión, Caixa Sabadell, Terrassa, Manlleu y Girona, podrán participar en la elección del nombre de la entidad resultante a través de una página web de acceso restringido donde dejarán sus propuestas. El nombre final lo escogerá un comité de expertos entre todas las ideas que aporten los 4.500 empleados que conforman las plantillas. Así, se garantiza la participación de los trabajadores en la elección de la nueva marca, uno de los elementos de la fusión que "más especulaciones" ha generado, según reconocieron las cuatro entidades en un comunicado.