Los tipos de interés de largo plazo han subido en las últimas semana. Malas noticias para el mercado de deuda...pero no sólo para este. Las consecuencias del alza de tipos ha comenzado a dejarse sentir en los mercados financieros.
Si esta  tendencia continua, algunas de las compañías con mayores dividendos podrían ser las siguientes en caer.  Pero ¿por qué hay que tener cuidado con el Tesoro? Los bonos a 30 años del tesoro subieron ayer, llevando las rentabilidades de los bonos a largo plazo alrededor del 4.5% por primera vez desde comienzos de mayo. Obviamente, esto son noticias terribles para los bonistas que han visto grandes pérdidas en su capital. Pero lo que no se tiene en cuenta es la incidencia que tiene la revalorización de estos bonos sobre las tasas hipotecarias. Hay una fuerte correlación entre los bonos del tesoro a largo plazo y los tipos de interés en hipotecas a 30 años, con dos importantes consecuencias para los hogares y para los inversores de dividendos.

La conexión entre los bonos y la vivienda es fácil de entender pero el problema surge cuando los inversores obvian el impacto que puede tener esta subida sobre los valores respaldados por las hipotecarias del mercado (MBS).  La más inmediata, caídas en éstos cuando caen los primeros.  Algunos de los mayores tendedores de estos MBS son los reits hipotecarios , los cuales se han aprovechado del diferencial de spreads a corto y largo plazo para obtener grandes beneficios, que luego trasladan a los accionistas.

Algunos de los REITs hipotecarios más populares:

AcciónRentabilidad por dividendoValor de los MBS en el último trimestre
Annaly Capital15%76.200 mm/dólares
American Capital Agency19.1%9.700 mm/dólares
MFA Financial10.9%8.000 mm/dólares
Capstead Mortgage8.5%7.900 mm/dólares
anworth Mortgage Asset12.7%6.800 mm/dólares

Fuente: Yahoo Finance, archivos de la SEC.

Una caída en este mercado hará que estas compañías tengan que rebajar el precio de sus acciones, recortando los beneficios y forzando a recortes de dividendos. De momento, ninguna de estas acciones ha dado señales de debilidad pero muchas de ellas han subido recientemente, quizás porque el mercado ha visto los altos diferenciales entre los tipos a corto y largo plazo como algo positivo para estas compañías.