La familia Gallardo, propietaria de Laboratorios Almirall, ha comprado a los fondos de capital riesgo Espiga Capital y Baring la empresa de componentes de grifería Sedal, a través de su sociedad de capital riesgo Landon Investments. El consejero delegado de Landon Investments, Julio Cazorla, ha explicado a Expansión la compra de Sedal "por ser líder en el sector de los componentes de grifería y por su fuerte implantación industrial y presencia en China". Sedal se dedica a la producción y comercialización de componentes para grifería, y es uno de los principales fabricantes de cartuchos cerámicos para monomando a nivel mundial. Hasta ahora, esta compañía con sede en Molins de Rei (Barcelona) y 350 empleados, era propiedad de los fondos de capital riesgo Espiga Capital y Baring, que la compraron a su vez el año 2002 junto con el director general de la empresa, Jordi Bonada.