Los precios de producción industrial de EEUU registraron en septiembre un descenso de seis décimas respecto al mes anterior, mientras que en términos interanuales bajan un 4,8%, según informó el Departamento de Comercio. El descenso de la inflación mayorista registrado en septiembre contrasta con el fuerte incremento del 1,7% experimentado en agosto y se explica en gran medida por el abaratamiento de la energía, que retrocedió un 2,4%. De hecho, el dato subyacente, que excluye la volatilidad de precios de la energía y los alimentos, registró un descenso de apenas una décima entre agosto y septiembre.