Los precios a la producción en EE UU repuntaron un fuerte 1,7% en agosto, gracias a la mayor subida de la gasolina en más de 10 años. En tasa interanual bajan un 4,3%. La tasa subyacente sube un 0,2%.