Los precios de productos de importación en Estados Unidos subieron un 1,0% en septiembre respecto al mes anterior, impulsados por el precio del petróleo y comestibles. La previsión de los analistas era de una subida mensual del 0,8% en septiembre. Los precios de importación del petróleo subieron 5,4% en septiembre. Sin incluir el petróleo y sus derivados, los precios de importación se contrajeron un 0,2% en septiembre, la segunda caída mensual consecutiva. En términos interanuales, los precios de las importaciones subieron un 5,2% en septiembre, el dato más elevado desde agosto de 2006, cuando se registró una subida del 6%.