Los precios de importación estadounidense han bajado el 0,3% en agosto, su primer descenso desde enero, según un informe del Departamento de Trabajo. Los economistas de Wall Street esperaban que los precios de importación aumentaran un 0,3% tras la subida revisada a la baja de julio del 1,3%.