Los operadores logísticos en España facturaron 3.640 millones de euros en 2007, un 7,9% más que en el año anterior, según detalla un informe de la consultora DBK. Dentro de las actividades del sector, se incluyen el almacenaje de mercancías y las operaciones asociadas de manipulación transporte y distribución, pero excluye los servicios no asociados a operaciones de almacenaje.