Un grupo de siete mercados emergentes acaparará la mitad del crecimiento de los ingresos de las compañías farmacéuticas en 2009, debido a que las químicas occidentales han puesto sus miras en nuevos territorios con el fin de compensar la pérdida de patentes y reducir la presión en sus mercados de origen.  Según un informe publicado el miércoles por la compañía de investigación IMS Health, las ventas de fármacos caerán entre un 1% y un 2% en Estados Unidos en 2009, debido a que la recesión ha afectado al sector y al gasto de los consumidores en salud, dijo el vicepresidente de IMS, Murray Aitken, a la prensa.