Los mercados asiáticos han cerrado sus puertas con un fuerte repunte. El selectivo japonés Nikkei ha subido un 2.61% hasta alcanzar los 16.316 puntos, en una sesión en la que los inversores han aprovechado la "tranquilidad" en el mercado de crédito para volver a llenar sus carteras. El Banco de Japón, por su parte, mantuvo los tipos de interés.