Los inventarios semanales de crudo estadounidenses han caído en la última semana en 2,2 millones de unidades hasta los 354 millones, frente a una previsión de aumento de 1,5 millones. A su vez, los inventarios de gasolina bajaron en 1,1 millones, hasta los 221 millones, más de lo esperado por los expertos. Los de destilados, por su parte, crecieron en 1,1 millones.