Los principales fabricantes de vehículos de Japón han rechazado por primera vez en cuatro años las peticiones de aumento de sueldo por parte de sus sindicatos durante las negociaciones anuales, informó hoy la agencia Kyodo. Sin embargo, empresas como Toyota, Honda o Nissan continuarán ofreciendo este año, como es habitual, los aumentos de sueldo automáticos a sus empleados, que se basan en su edad y los años de servicio a la compañía.