Los directivos del grupo energético GDF Suez  renunciaron hoy a las primas en acciones que iban a cobrar por el pasado ejercicio, estimadas en 10,5 millones de euros, ante la presión sindical y mediática. El presidente de la empresa, Gérard Mestrallet, y su vicepresidente, Jean-François Cirelli, renunciaron a esta remuneración "por responsabilidad" y para hacer más duradero su "objetivo prioritario de crear valor con el conjunto de los colaboradores del grupo", indicó la empresa en un comunicado. La decisión se produce coincidiendo con la huelga que sufren algunas de las plantas del grupo desde el pasado lunes para reclamar un aumento salarial, un movimiento de protesta que se intensificó tras conocerse el pago de las "stock options" de los dirigentes.