Más del 95 por ciento de los concesionarios elegibles de la quebrada automotriz estadounidense General Motors han aceptado formal o verbalmente participar en la nueva empresa, dijo el viernes el presidente ejecutivo, Fritz Henderson. En una declaración preparada, Henderson también comentó a una subcomisión de la Cámara de Representantes que casi el 90 por ciento de los concesionarios que serán dados de baja habían aceptado los términos para la desactivación de sus locales.