Los bonos convertibles en acciones del Santander han comenzado a cotizar este lunes en el mercado electrónico de renta fija de la Bolsa de Madrid. La emisión, por importe de 7.000 millones de euros, la realizó la entidad presidida por Emilio Botín en el marco de la compra del holandés ABM Amro. El Santander ha suscrito un contrato de liquidez con La Caixa para que ésta desarrolle una actividad de contrapartida "que ofrezca liquidez adicional a la resultante de la negociación bursátil de los valores".
Esta emisión de 7.000 millones fue colocada a principios de octubre entre cerca de 129.000 inversores, con un importe medio de unos 54.000 euros cada uno. Estos bonos serán necesariamente convertibles en acciones del banco después de que se produzca la adquisición del banco holandés ABN Amro por el consorcio del que forma parte junto a Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis. El Santander decidió elevar de 5.000 a 7.000 millones de euros esta emisión de bonos por la fuerte demanda entre sus clientes e inversores. De esta forma, el banco ha conseguido por esta vía un 40 por ciento más de financiación de la que tenía prevista en un primer momento. Al 7,5 por ciento TAE La remuneración de estos bonos es del 7,5 por ciento TAE (7,3 por ciento nominal) de interés el primer año y una retribución variable de Euribor más el 2,75 por ciento para los siguientes, mientras que la ecuación de canje ha quedado establecida en el 116 por ciento.