Caja de Ahorros del Mediterráneo anunció el viernes que su beneficio neto del primer trimestre del ejercicio se redujo un 31% como consecuencia de las provisiones para cubrir posibles impagos de créditos. CAM, la única caja que cotiza en el mercado español, señaló en un comunicado al supervisor bursátil que su beneficio neto fue de 63,2 millones frente a los 91 millones de un año antes.