Los avances cercanos al 10% de los principales bancos japoneses (los mayores del año) ante la idea de que lo peor de la crisis crediticia podría haber pasado y ante la inminente reunión de tipos de la Reserva Federal de Estados Unidos han logrado que el principal indicador nipón cierre la sesión con avances.