Los bancos de la zona euro deberán afrontar todavía provisiones adicionales por importe de 187.000 millones de euros, según las estimaciones del BCE. La institución monetaria ha elevado un 13% sus cálculos de provisiones totales para el periodo 2007-2010, hasta alcanzar los 553.000 millones de euros.