Los bancos estadounidenses que recibieron ayudas públicas, como Citigroup Inc (C), Goldman Sachs Group Inc (GS), Morgan Stanley (MS) y JPMorgan Chase & Co (JPM), estudian comprar activos tóxicos puestos en venta por sus rivales dentro del plan del Tesoro estadounidense de revitalizar el sistema financiero, informó el jueves el Financial Times sin citar fuentes. Los planes son controvertidos. El congresista republicano Spencer Bachus, prometió legislar para evitar que las instituciones financieras "utilicen el sistema para recibir subsidios de los contribuyentes llovidos del cielo", según el periódico en su página web. Sería totalmente absurdo que las instituciones financieras estuvieran "operando ilegalmente para canjear activos a precios inflados utilizando los dólares de los contribuyentes", dijo Bachus según el periódico. Citigroup rehusó hacer comentarios, pero fuentes anónimas cercanas al grupo dijeron que estudia si participa en el plan como vendedor, comprador o gestor de activos, aunque aún no se ha tomado una decisión al respecto, según el diario.