El sindicato de asistentes de vuelo Anpav, hasta ahora contrario al plan presentado por CAI, el consorcio formado por dieciséis empresarios italianos para salvar a la aerolínea Alitalia, anunció hoy en Roma que han aceptado la oferta. Al mismo tiempo que el Anpav hacía este anuncio, el Ejecutivo italiano se reunía con el resto de sindicatos que se oponen al plan de saneamiento, entre los que destaca el de pilotos, y con los dirigentes de CAI (Compañía Aérea Italiana). A la reunión en Palazzo Chigi, sede del Gobierno italiano, acudieron el subsecretario de la presidencia, Gianni Letta; el presidente del consorcio empresarial CAI, Roberto Colanino, y el consejero único, Rocco Sabbelli, así como los representantes de esos sindicatos autónomos.