Los arbitrajes registraron un incremento del 61% en los tres primeros meses del año, hasta un total de 151 procedimientos tramitados, como consecuencia de la crisis del ladrillo, según los datos de la Asociación Europea de Arbitraje (Aeade). En el caso del sector inmobiliario y de la construcción, los arbitrajes registraron un crecimiento del 60,23%, lo que refleja el incremento de la litigiosidad en la actual coyuntura de crisis económica. Asimismo, los arbitrajes pactados una vez iniciada la controversia crecieron un 25%, porcentaje que se espera que aumente hasta el 40% durante 2009 y que, según Aeade, estaba especialmente inducido por el menor riesgo de las empresas de entrar en concurso, lo que viene dado por la posibilidad de obtener un laudo en torno a los cuatro meses.