Los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer declararon hoy ante el tribunal que todas las decisiones sobre el presunto plan de la carta falsa elaborado entre marzo y junio de 2003 para conseguir la revisión de la condena a tres años y cuatro meses de cárcel por estafa en el 'caso Urbanor' las tomaron sus abogados, Ramón Hermosilla e Ignacio Peláez, también imputados. Durante su declaración como acusados, 'los Albertos' negaron haber tenido contacto directo alguno con los presuntos autores de la carta falsa y acusados, los hermanos Javier y José María Arnáiz y con la documentalista Glória Álvarez, pero reconocieron que encargaron a sus abogados investigar sobre el ofrecimiento de pruebas por parte de los Arnáiz que podrían eximirles de la condena, así como haber estado informados en todo momento a través de los letrados.