El banco británico Lloyds TSB ha firmado un acuerdo de tres años con el Northern Rock, nacionalizado por el Gobierno del Reino Unido debido a su crisis crediticia, por el que ofrecerá a algunos clientes de este último cambiarse de entidad al terminar el plazo fijo de sus hipotecas. Según ha anunciado hoy Lloyds TSB en un comunicado a la Bolsa de Londres, este acuerdo favorece a todas las partes y es acorde a su estrategia de mantener una alta calidad en su cartera hipotecaria.
La directora ejecutiva de banca minorista en el Reino Unido del Lloyds TSB, Helen Weir, ha señaladp que los clientes del Northern Rock podrán cambiar de prestamista de una forma rápida a pesar de las actuales condiciones "inciertas" del mercado. El acuerdo supone que algunos de los clientes del Northern Rock a los que les vaya a finalizar el plazo de renta fija de sus hipotecas podrán acogerse a cualquiera de los préstamos de renta fija del Lloyds TSB. Los clientes del Northern Rock también tendrán la opción de continuar con su banco con rentas variables o negociar un nuevo préstamo hipotecario con otra entidad. En los últimos meses, los británicos están encontrando mayores dificultades para obtener hipotecas después de que los bancos incrementaran los requisitos de sus préstamos como consecuencia de la crisis crediticia. El Northern Rock fue nacionalizado el pasado 22 de febrero, tras sufrir problemas de liquidez como consecuencia de la crisis crediticia mundial, que tuvo su origen en las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. El Gobierno británico se decantó por la nacionalización después de rechazar ofertas de compra del grupo Virgin y de un grupo de gestores del propio Northern Rock por considerar que eran desventajosas para los contribuyentes. Desde que entró en crisis el pasado verano, Northern Rock ha obtenido créditos y garantías del Estado por un valor de 55.000 millones de libras (más de 69.592 millones de euros, al cambio actual), aunque el pasivo total llega a los 110.000 millones de libras