El banco británico Lloyds Banking Group, controlado en un 43% por el Gobierno, ha logrado el apoyo de varios inversores de cara a una ampliación de capital por importe de 10.000 millones de libras (11.365 millones de euros) que permitiría a la entidad reducir su dependencia de los contribuyentes, según informa el diario 'The Guardian'.