El Gobierno británico ha comunicado que Lloyds finalmente ha optado por abandonará el programa de protección de activos, para lo que ampliará capital en 21.000 millones de libras y pagará 2.500 millones al Reino Unido. Sin embargo, Royal Bank of Scotland (BRS) se mantendrá en el programa pero bajo unas nuevas condiciones.