El disparado precio del petróleo, por encima de los 137 dólares tras la vertiginosa escalada en las jornadas del jueves y del viernes, y la debilidad de la economía mundial han traído consigo el temido escenario de estanflación, según Link Securities. “Los inversores temen que los altos precios energéticos terminen transmitiéndose a los precios de otros productos y servicios en el momento en que las economías desarrolladas están en plena desaceleración”, lo que para esta firma es “una pesadilla para los mercados de renta variable, pues afectará sin lugar a dudas a los resultados empresariales, que deberán ser revisados a la baja, y, por tanto, a las valoraciones de estas compañía en bolsa”. Para Link, sólo “una fuerte corrección del precio del crudo podría actuar como catalizador de las bolsa”, algo en lo que confían los expertos de esta casa análisis, ya que “se está generando una fuerte burbuja especulativa alrededor del precio del petróleo que, antes o después, va a explotar”.