Esta situación de presión debajo de la citada referencia ha venido provocando que los indicadores semanales se comprimiesen, por tanto la superación de esta cota es probable venga de la mano de una tendencia alcista sostenida. A corto plazo marca ayer un cierre de techo en 143, lo que invita a pensar en correcciones a niveles de 136 euros. La tendencia alcista desde junio 2012 se mantiene normalizada encima de 131.

Recomendación: COMPRAR.