Las dos mayores empresas que operan en Libia son Repsol y la constructora Sacyr Vallehermoso.
Los problemas en Libia le han costado a Repsol dejar de producir más de 34.000 barriles de petróleo, el 3,8% de su producción. Por su parte Sacyr ha parado sus trabajos de urbanización en El Beida y Bengasi.

El 1 de octubre de 2009 entró un en vigor un acuerdo con el gobierno por el que el país promocionaba y protegía las inversiones españolas en tierra Libia. Según este acuerdo el gobierno del país deberá conceder una “indemnización, compensación u otro arreglo” a los inversores que sufran “pérdidas debidas a guerra u otro conflicto armado, estado de emergencia, revolución, insurrección, disturbios civiles u otros acontecimientos", según se informa en el diaro Expansión".

Otras compañías españolas en la zona son Gruesa y Pycsa.