Josep Prats, director de gestión de Patrimonios y RV de Ahorro Corporación, comenta que “la bolsa española está esperando a ver qué hace Wall Street”. Además, recuerda que “llevamos acumulado un 3% de caída y, por tanto, les llevamos una ventaja a otros parqués europeos en la percepción del riesgo mediterráneo”.


Prats dice que “la corrección es comprensible por estos altercados y por las subidas importantes a principios de año, pues los resultados empresariales de las grandes compañías internacionales no están siendo malos” y cree que “hoy podremos calibrar en cuánto está asustado el mercado por los problemas de Libia”.

El experto cree que “va a haber reformas en todo el Norte de África por los aires de cambio que se respiran, pero espero que sean de forma pacífica. Además, el progreso de estos países, desde un punto de vista egoísta, sería bueno para los países del sur de Europa”.

Empresarialmente, “los inmediatamente dañados por todo esto son las aerolíneas, mientras que las petroleras no deberían verse dañadas, excepto porque haya inestabilidad política en las zonas donde están sus explotaciones. En este sentido, el riesgo de Repsol es importante en esta zona, incluso ya ha tenido que cortar su actividad”.

Dentro del sector financiero español, el experto comenta de Banco Sabadell que “es un valor que se puede mantener perfectamente porque está cotizando a 0,7 veces libros y es un banco centrado en la red minorista española que se está viendo afectado por el riesgo país, pero si ésta incertidumbre disminuye en un año y medio vista y la prima de riesgo desciende, podría tener una rentabilidad importante”. Además, “no está muy expuesto a la actividad inmobiliaria, por lo que las pérdidas por préstamo inmobiliario serán menores. Es equilibrado en su gama de préstamos y tiene una diversificación suficiente para capear el temporal y dar buenos resultados a los accionistas en un año”.

En el mercado americano, “Intel es un valor para mantener o comprar” y, es que “los grandes distribuidores de hardware y software están cotizando a múltiplos muy altos y las perspectivas de ventas son muy favorables.”.

Prats considera que “Portugal es el muro contra la especulación en el mercado europeo y en los bonos españoles”. De hecho, “hacer frente a la especulación en Portugal le puede salir a Europa relativamente barato porque no tiene tanta deuda. En este sentido, esperemos que las autoridades europeas tomen medidas”.

“Para las entidades financieras, que suban los tipos de interés, no tiene que ser malo, puede ser incluso bueno si suben un punto, dos sería neutro y más de tres sería malo”, dice Prats. Si bien, “si perjudicaría a las personas con préstamos”.

“No creo que se pueda hacer una OPA a un precio muy alto en Funespaña”, afirma Prats, “por lo que recomendaría hacer plusvalías en medida en que el mercado lo permita y no estaría especulando a grandes ganancias porque no creo que pueda dar grandes alegrías ni sustos”.

“Este año no es un año muy bueno para las automovilísticas”, avisa el analista, “aunque quizás si merece la pena estar en Renault porque siempre ha sido puntera a la hora de fabricar coches económicos y podría tener repercusión a la hora de fabricar coches eléctricos”. “En el medio plazo se puede mantener y el beneficio debería contener a la baja la cotización”.

La compañía que más sube esta sesión en el Mercado Continuo, Solaria, dice Prats que “se enfrenta a dos problemas: el cambio de regulación que le ha restado atractivo, y la competencia creciente, sobre todo en países emergentes, de productores de bajo coste” y, es que, “es difícil competir en estos mercados, aunque en los desarrollados podría tener más éxitos, por ejemplo en EE.UU. e incluso Iberoamérica”. En este sentido, “Solaria es una apuesta de inversión arriesgada porque se tienen que cumplir los mejores escenarios de ventas para responder a los precios actuales”.

“La situación de la bolsa española se decidirá en 2011 en los bancos, para bien o para mal" y, en este sentido, “Banco Santander será la apuesta de inversión más acertada, de hecho, si se tranquilizan las cosas en el Norte de África, los retornos serán grandes”.


Declaraciones a Intereconomía Radio