LG Electronics cerró el segundo trimestre del ejercicio con un beneficio neto de 707.000 millones de wons (unos 437,19 millones de euros), lo que se traduce en un incremento del 83,6% respecto al mismo periodo del año anterior, según ha informado hoy la compañía, que atribuye este crecimiento al buen comportamiento registrado por sus filiales en todo el mundo, principalmente la de comunicaciones móviles. La facturación del grupo surcoreano ascendió a 7.234 billones de wons (4.470 millones de euros), un 22,5% más, en tanto que su beneficio operativo alcanzó los 635.000 millones de wons (392,6 millones de euros), lo que supone multiplicar por más de cuatro los 145 millones registrados el año anterior.